DIVERSIDAD | Yaguaretés Vóley: iniciativa correntina que logró incluir a través del deporte

Gays, bisexuales, transexuales y otras disidencias cumplen, desde hace dos años, el sueño de formar parte de un equipo, competir en un torneo y sentir la pasión por un cuadro. Junto a ellos, otras siete disciplinas suman participantes locales todos los días.


Los úl­ti­mos Jue­gos Olím­pi­cos de To­kio, fi­na­li­za­dos el 11 de agos­to, lo­gra­ron vi­si­bi­li­zar y po­ner en agen­da la par­ti­ci­pa­ción de nue­vas di­si­den­cias en las dis­ci­pli­nas de­por­ti­vas. En to­tal fue­ron 131 atle­tas LGBTIQ+ iden­ti­fi­ca­dos y que con­fir­ma­ron par­ti­ci­pa­ción. Es­ta ci­fra es la más gran­de re­gis­tra­da has­ta el mo­men­to. En Lon­dres 2012 par­ti­ci­pó un to­tal de 23 per­so­nas LGBTIQ+, mien­tras que en Río de Ja­nei­ro 2016 fue­ron 56.

Ade­más, la ne­o­ze­lan­de­sa Lau­rel Hub­bard (43) se con­vir­tió en la pri­me­ra atle­ta trans­gé­ne­ro en com­pe­tir por la prue­ba de hal­te­ro­fi­lia fe­me­ni­na. To­do un hi­to que a fu­tu­ro pue­de sig­ni­fi­car la dis­rup­ción de la tra­di­cio­nal di­fe­ren­cia­ción en­tre mas­cu­li­no y fe­me­ni­no pa­ra ca­da es­pe­cia­li­dad de­por­ti­va. Pe­ro más allá de es­tos da­tos his­tó­ri­cos, in­cluir a tra­vés del de­por­te tie­ne una con­no­ta­ción pro­fun­da y sig­ni­fi­ca la re­a­li­za­ción in­di­vi­dual de mu­chas per­so­nas que des­de tiem­pos in­me­mo­ria­les se en­cuen­tran ex­clui­dos de un sis­te­ma que, se­gún sus tes­ti­mo­nios, “los dis­cri­mi­nó por ser di­fe­ren­tes”. Es que pa­ra los miem­bros de la co­mu­ni­dad LGBTIQ+, for­mar par­te de equi­pos de­por­ti­vos re­pre­sen­ta un ver­da­de­ro de­sa­fí­o, ya que la ma­yo­ría de sus pa­res siem­pre les exi­gie­ron una iden­ti­fi­ca­ción bi­na­ria.
En la pro­vin­cia, una po­lí­ti­ca de in­te­gra­ción de las per­so­nas LGBTIQ+ a las ac­ti­vi­da­des de­por­ti­vas co­men­zó ha­ce dos años con la for­ma­ción de “Ya­gua­re­tés Co­rrien­tes Vó­ley In­clu­si­vo”. Es un gru­po que se atri­bu­ye ser el pri­me­ro en su ti­po y a par­tir del cual sur­gie­ron Ya­ca­rés (fút­bol), Ka­tupyry (hoc­key), Mbo­ye­ré (bás­quet), An­gau­pa (pá­del), Ari­rays (na­ta­ción) y Ca­pi­ba­ra (ka­ra­te), en­tre otros.

La co­or­di­na­do­ra de Ya­gua­re­tés, Cinth­ya Ga­lar­za, ha­bló con dia­rio épo­ca y re­pa­só la his­to­ria del gru­po que el 7 de agos­to cum­plió su se­gun­do ani­ver­sa­rio. “Em­pe­za­mos con la in­ten­ción de su­mar­nos a un tor­neo na­cio­nal y nun­ca nos ima­gi­na­mos que íba­mos a se­guir por tan­tos años”, ex­pre­só.

El equi­po de vó­ley na­ció en la ini­cia­ti­va de cin­co ami­gas y con la in­ten­ción de que Co­rrien­tes ten­ga una pla­za en la quin­ta edi­ción del Tor­neo Na­cio­nal por la In­clu­sión (TNI) 2019, cu­ya se­de fue Ca­pi­tal. Par­ti­ci­pa­ron equi­pos por la di­ver­si­dad de to­do el pa­ís en las dis­ci­pli­nas de pá­del, te­nis, fút­bol 11, fút­bol 5, na­ta­ción y ping pong.
Los pre­pa­ra­ti­vos co­men­za­ron dos me­ses an­tes (el tor­neo fue en no­viem­bre) en el Cen­tro de Edu­ca­ción Fí­si­ca Nº1 y en po­cas se­ma­nas se su­ma­ron 60 per­so­nas. “Ha­bía una gran de­man­da de la so­cie­dad pa­ra que se ge­neren es­tos nue­vos es­pa­cios de in­te­gra­ción y con­ten­ción. In­clu­so, aho­ra te­ne­mos pe­di­dos por gru­pos pa­ra ni­ñes”, co­men­tó. Ya­gua­re­tés Vó­ley es­tá in­te­gra­do por he­te­ro­se­xua­les, les­bia­nas, ho­mo­se­xua­les, tran­se­xua­les, pan­se­xua­les y cis­gé­ne­ro. “Te­ne­mos la ma­yor can­ti­dad de chi­cas trans que exis­te pa­ra una de­le­ga­ción en un de­por­te ar­gen­ti­no”, re­sal­tó so­bre el equi­po que en la ac­tua­li­dad tie­ne al­re­de­dor de 50 ju­ga­do­res.

Los de­por­tis­tas y las de­por­tis­tas ama­teurs prac­ti­can to­dos los mar­tes y jue­ves, de 20 a 21, en el Cen­tro de Edu­ca­ción Fí­si­ca Nº18 ubi­ca­do so­bre ca­lle Sui­za ca­si Mé­xi­co en el ba­rrio Bel­gra­no. “A par­tir de los 15 años es­ta­mos ins­cri­bien­do du­ran­te los dí­as de en­tre­na­mien­to o se pue­den co­mu­ni­car por las re­des so­cia­les”, acla­ró Cinth­ya. Ya­gua­re­tés de Co­rrien­tes Vó­ley In­clu­si­vo es el nom­bre de la cuen­ta ofi­cial de Fa­ce­bo­ok.
“Es un gru­po abier­to en el que acep­ta­mos a to­da la so­cie­dad por igual y lo que bus­ca­mos es la in­te­gra­ción a tra­vés de­por­te”, sos­tu­vo. En la ac­tua­li­dad, el equi­po de vó­ley par­ti­ci­pa una vez al mes en la Co­pa Nor­des­te II que se de­sa­rro­lla en Re­sis­ten­cia, Cha­co.
La com­pe­ten­cia se di­vi­de en mas­cu­li­nos, fe­me­ni­nos, ma­yo­res de 30 años y mix­tos. Ya­ca­rés in­te­gra es­ta úl­ti­ma ca­te­go­rí­a.
Las po­lí­ti­cas de in­clu­sión avan­za­ron has­ta el pun­to que es­te año se inau­gu­ró el área de Gé­ne­ro y Di­ver­si­dad den­tro de la Se­cre­ta­ría de De­por­tes.
Pa­ra los im­pul­so­res de es­tas ac­ti­vi­da­des, “el de­por­te es un de­re­cho” del que na­die pue­de que­dar ex­clui­do. Por ello ya pien­san en cre­ar es­pa­cios pa­ra nue­vos gru­pos eta­rios y aña­dir otras dis­ci­pli­nas co­mo rugby y ar­tes mar­cia­les.

“Una experiencia única de aporte social”

Mó­ni­ca Vi­dal, de 49 años, lle­ga ha­ce dos me­ses des­de el ba­rrio Ce­lia pa­ra in­te­grar el gru­po de “prin­ci­pian­tes” y re­vi­vir la pa­sión que sen­tía en su equi­po de la es­cue­la se­cun­da­ria.

“Me en­te­ré de la mo­vi­da por Fa­ce­bo­ok y me acer­qué por­que me gus­ta el de­por­te y no ten­go pro­ble­ma con nin­gu­na di­ver­si­dad”, di­jo la mu­jer que re­a­li­za­ba sus pri­me­ros mo­vi­mien­tos com­pe­ti­ti­vos.
La ju­ga­do­ra des­ta­có que es­tas in­ci­ta­ti­vas “sa­can a los chi­cos de las ca­lles y los ale­ja de las dro­gas”. Co­mo ella, hay per­so­nas adul­tas que se su­man sin ne­ce­si­dad de per­te­ne­cer a la co­mu­ni­dad LGBTIQ+.

En busca de potenciales ocultos

Cinth­ya Za­la­zar (iz­quier­da) y Se­le­na Vi­llal­ba (de­re­cha) son las fun­da­do­ras del equi­po de vó­lei­bol. “Es­ta ac­ti­vi­dad es pa­ra cual­quier per­so­na que ten­ga con­cien­cia de qué es el res­pe­to y go­ce de una ca­pa­ci­dad de in­tros­pec­ción”, ex­pli­có Se­le­na de 21 años.

“Mu­chas per­so­nas te­ní­an amor por un de­por­te y gran po­ten­cial, pe­ro sen­tí­an in­co­mo­di­dad con otros ju­ga­do­res por­que los dis­cri­mi­na­ban”, mar­có so­bre las opor­tu­ni­da­des que brin­dan es­tos es­pa­cios de con­ten­ción y de­sa­rro­llo par­ti­cu­lar.
La idea de los en­tre­na­do­res es po­ten­ciar las ca­pa­ci­da­des de los ju­ga­do­res y me­jo­rar los as­pec­tos que pre­sen­tan al­gu­nas fa­llas co­mo los sa­ques y las ju­ga­das de de­fen­sa.

Un sueño cumplido por años postergado

Ema tie­ne 26, es del ba­rrio San Mar­tín y des­de ha­ce un año y me­dio par­ti­ci­pa del equi­po. Por me­dio de Ya­gua­re­tés pu­do vi­vir la ex­pe­rien­cia de una com­pe­ten­cia.

“Des­de pe­que­ña, el sis­te­ma edu­ca­ti­vo me in­cul­có el fút­bol, pe­ro a mí me gus­ta­ba el vó­ley. Por eso siem­pre me sen­tí ex­clui­da y pa­ra no­so­tros to­do el de­por­te tie­ne una con­no­ta­ción ne­ga­ti­va por las di­fe­ren­cias que nos im­po­nen. In­clu­so, fui a un club pri­va­do y la dis­cri­mi­na­ción era la mis­ma”, la­men­tó la ju­ga­do­ra.
“Ve­nía sin nin­gún ti­po de ex­pec­ta­ti­va pe­ro tu­ve un cam­bio de per­cep­ción. Co­no­cí un de­por­te más in­clu­si­vo en el que me sien­to par­te”, festejó.


(Época)