EN PLENO CENTRO DE LA CAPITAL CORRENTINA | Otro obrero herido tras caer desde el séptimo piso de una construcción

Una vez más, habrían fallado las medidas de seguridad. El cuerpo del trabajador quedó sobre un inmueble vecino, a unos cinco metros de distancia del edificio, y sufrió fracturas múltiples. Anoche debía ser sometido a cirugías y su estado es gravísimo.


Un obrero de la construcción terminó gravemente herido luego de caer desde una distancia de cuatro pisos al techo de una vivienda vecina, mientras realizaba trabajos en un edificio en pleno centro de la capital correntina. Se vivieron momentos de extremo dramatismo, cuando llegaron al lugar los familiares del trabajador. Al parecer, la falta de elementos de seguridad habrían sido nuevamente el motivo del incidente.
Eran las 16, cuando vecinos de la obra en construcción, ubicada por calle Mendoza al 1153, escucharon un fuerte estruendo y de inmediato, gritos y pedidos de auxilio. "Se escuchó un golpe muy fuerte como una explosión y ruido a metal. De inmediato sospechamos que había caído uno de los muchachos", relató a época un lindante.
Otro obrero de la construcción se había precipitado al vacío desde un séptimo piso en el que se encontraba trabajando. Terminó sobre las chapas del techo de otro edificio lindero. Entre 12 y 15 metros de altura fue la distancia desde la que cayó y, al parecer, el viento y la falta de elementos de seguridad y contención en los laterales pudieron haber conspirado para otro nuevo incidente como el que el jueves 2 de septiembre le costara la vida a Gustavo Galván, el obrero de 23 años muerto tras caer desde el techo de la construcción de la Escuela Técnica de Construcciones Portuarias y Vías Navegables, por avenida Juan de Vera y calle Catamarca de la capital correntina.

El trabajador fue identificado como Víctor Benítez, de 41 años, quien sufrió heridas múltiples, pero en todo momento estuvo consciente, aunque no podía hablar mucho por el dolor, según relataron a época efectivos del Cuerpo Especial de Rescatistas de los Bomberos de la Policía y de Bomberos Voluntarios, quienes una vez más obraron juntos en la asistencia.
Por casi media hora, los rescatistas trabajaron para poder bajar a Benítez, mientras en la calle aguardaba una ambulancia para trasladarlo de forma urgente hacia el Hospital Escuela.
Afuera, en la calle, otros eran los ánimos ya que a la multitud que se agolpó ante semejante despliegue de autobombas, patrulleros y efectivos de la División de Tránsito, se le sumaron los familiares de Benítez, quienes comenzaron a intuir que algo andaba mal dentro del edificio en construcción.
Fueron los compañeros del trabajador quienes confirmaron a sus familiares de lo ocurrido, a la vez que llevaban la tranquilidad de que Víctor estaba consciente.
Luego de descender con el herido, la esposa del obrero pudo subir a la ambulancia y acompañarlo hasta el Hospital Escuela para lo cual, policías y agentes de tránsito organizaron un cordón sanitario en un horario completamente crítico, teniendo en cuenta que el hecho ocurrió en pleno centro y en una zona rodeada de escuelas. 

Fuentes médicas confirmaron anoche que Benítez presentaba fracturas múltiples debía ser sometido a cirugía. Su estado es gravísimo. El cuerpo de Benítez cayó desde un séptimo piso y quedó a unos cinco metros de distancia de la estructura principal de la obra, por lo que al parecer fue expulsado y nada detuvo su caída. De no haberse desplomado sobre las chapas de una propiedad lindera, hoy podríamos estar relatando una nueva tragedia.
El lugar de este incidente quedó momentáneamente cerrado por orden de la Justicia hasta tanto se aclaren los pormenores. La obra pertenece a "Fideicomiso Mendoza" y está destinada a ser viviendas colectivas y una parte hotel. 


(Época)